Enable javascript in your browser for better experience. Need to know to enable it? Go here.
En este capítulo nos centramos el uso de datos para sacar a luz la injusticia y el uso de la tecnología para ayudar a proporcionar a las comunidades desfavorecidas con plataformas de empoderamiento.

Principios: tiempo de reflexión y acción

 

La injusticia social y racial ha estado durante siglos profundamente aferrada a los mecanismos que gobiernan la actividad política y económica. Pero acontecimientos recientes, como el impacto desproporcionado de la pandemia de COVID-19 en las comunidades marginadas y de bajos ingresos en todo el mundo, y los asesinatos de George Floyd y Breonna Taylor en Estados Unidos, han puesto en el punto de mira internacional unas desigualdades de una manera sin precedentes. Esto nos ha obligado, como sociedad, como empresa y como individuos a preguntarnos: ¿Qué papel estamos desempeñando en la perpetuación de la desigualdad y qué medidas podemos tomar para resolverla?

 

Nuestra respuesta a estas preguntas empieza por nuestros cimientos: construir y reforzar una cultura de concienciación y empatía que reconozca estas dinámicas. Internamente, dejamos claro que la equidad racial es un requisito organizacional y cultural, no un problema de canalización; y que la igualdad debe manifestarse tanto en las oportunidades de ascenso como en la representación.

 

Externamente, profundizamos en las conexiones con nuestros socios en los movimientos sociales, haciendo hincapié en que estamos con ellos en solidaridad y servicio, para conocer dónde podemos, como tecnólogos, crear el máximo impacto. Nuestras alianzas han permitido programas para abordar la mala conducta policial y proteger los derechos de las de las trabajadoras domésticas, así como el apoyo a la educación para todos, por citar sólo algunos ejemplos. Por encima de todo, reconocemos que siempre habrá más cosas que podamos hacer para contribuir al cambio, y más voces que merecen ser escuchadas.

Con el cambio social, nunca se ha tratado sobre nosotros. No fijamos objetivos específicos y luego buscamos que vengan a ayudarnos a alcanzarlos. Actuamos al servicio de nuestros socios y sus movimientos. Intentamos comprender desde una perspectiva sistemática dónde Thoughtworks puede lograr un mayor impacto, y mantenemos conversaciones muy abiertas y honestas con nuestros socios. Los procesos inclusivos llevan mucho más tiempo. Pero traen a más personas, y son más fuertes por ello.
Elise Zelechowski
Líder de la Oficina de DEISSC, Thoughtworks

En la práctica

 

Los siguientes ejemplos de nuestro trabajo por la justicia racial y social reflejan nuestro enfoque global y nuestra creencia de que la lucha debe ser dirigida por las personas y las comunidades afectadas. Consideramos que nuestro papel es proporcionar a estas comunidades herramientas tecnológicas que les ayuden a informar y construir sus redes, y a amplificar las peticiones de cambio.

 

La confrontación de la injusticia racial en Estados Unidos

 

El resurgimiento de Black Lives Matter (BLM) y de otras protestas por los derechos civiles en Estados Unidos, provocadas por recientes actos de violencia policial pero enraizadas en una larga historia de opresión, provocó un profundo replanteamiento en Thoughtworks Norteamérica. Muchas voces exigieron, con razón, que hiciéramos más para apoyar a nuestra propia gente y a las comunidades negras y marrones en general.

 

El trabajo por la justicia racial no es nuevo para nosotros. Desde 2011 hemos creado redes internas y con organizaciones externas, como Black Girls Code y Hands Up United, para desarrollar habilidades tecnológicas y vías profesionales claras para los jóvenes negros. Sin embargo, en 2020 redoblamos los esfuerzos para escuchar y actuar, reuniendo a cientos de personas nuestras en toda América del Norte para mantener conversaciones abiertas sobre las formas de abordar las injusticias en el sistema.

James Grate, con camisa roja y gafas y sonriendo
Thoughtworkers deben tener un sentido de pertenencia. Nuestro entorno es inclusivo, respetuoso y preserva la dignidad. También enfatizamos la equidad de representación y oportunidades. Las organizaciones diversas son excelentes, pero garantizar que todas las personas tengan acceso al avance es otro nivel. Es nuestro deber desmantelar las barreras y proporcionar las herramientas y los recursos a todas y todos para asegurarnos de que tengan las habilidades y la experiencia necesarias para lograr sus objetivos
James Grate
Líder de Diversidad, Equidad e Inclusión, Thoughtworks Norte América
Thoughtworkers deben tener un sentido de pertenencia. Nuestro entorno es inclusivo, respetuoso y preserva la dignidad. También enfatizamos la equidad de representación y oportunidades. Las organizaciones diversas son excelentes, pero garantizar que todas las personas tengan acceso al avance es otro nivel. Es nuestro deber desmantelar las barreras y proporcionar las herramientas y los recursos a todas y todos para asegurarnos de que tengan las habilidades y la experiencia necesarias para lograr sus objetivos
James Grate
Líder de Diversidad, Equidad e Inclusión, Thoughtworks Norte América

Muchas de las ideas de estas sesiones se están poniendo en práctica, incluyendo la mejora de nuestra propia infraestructura de Diversidad, Equidad e Inclusión (DEI) para eliminar las barreras involuntarias al progreso; creando un grupo de recursos de justicia racial para los empleados, que les oriente sobre el apoyo a los movimientos antirracistas locales, y el fortaleciendo de nuestras asociaciones con organizaciones que trabajan por la igualdad racial. igualdad racial. Continuaremos con estos esfuerzos y los ampliaremos en los próximos meses, independientemente de cómo cambie la atención de los medios de comunicación.

 

Los caminos hacia la tecnología para las Primeras Naciones de Australia

 

Las enormes disparidades en las condiciones de vida, las oportunidades económicas y la administración de justicia entre los australianos blancos y los indígenas también son evidentes en el sector tecnológico. Según la mayoría de las estimaciones, hay menos de 100 aborígenes e isleños del Estrecho de Torres en la industria tecnológica de Australia, a pesar de que estos grupos representan el tres por ciento de la población.

 

A finales de 2019, inspirado por las conversaciones con organizaciones y defensores indígenas, así como por las iniciativas lanzadas con éxito por colegas en India y Brasil, redoblamos nuestros esfuerzos para corregir este desequilibrio. Establecimos nuestro centro de entrega de Primeras Naciones - dedicado a la construcción de software para nuestros clientes - con al menos un 50% de tecnólogos aborígenes e isleños del Estrecho de Torres.

 

El centro se basa en dos principios fundamentales. El primero es que "El problema no es ellos, somos nosotros", lo que significa que nuestra organización tiene que aprender a apoyar mejor la cultura, las aspiraciones y las distintas formas de aprender y comunicarse de los tecnólogos indígenas, y no al revés. Un ejemplo es nuestro objetivo de mantener el centro distribuido, lo que nos permite ofrecer opciones profesionales a los muchos aborígenes e isleños del Estrecho de Torres que prefieren vivir en el campo o cerca de él, sus tierras ancestrales, a menudo rurales. Nos esforzamos por ofrecer a los tecnólogos indígenas una trayectoria profesional completa, que en algunos casos comienza con pasantías a través del programa nacional CareerTrackers para jóvenes indígenas.

Jacob Olsen
Pude utilizar la pasantía para reforzar mi amor por la tecnología, sabiendo sin lugar a dudas que me apasionaba construir software para ganarme la vida, y que la pasión por la tecnología podía combinarse con la justicia social y económica. Desde que comencé en Thoughtworks, he trabajado en muchas industrias, fortaleciendo mis habilidades básicas como ingeniero y consultor, para desarrollar un software mejor y socialmente justo.
Jacob Olsen
Ex pasante de CareerTrackers y actual Desarrollador de Software, Thoughtworks Australia
Pude utilizar la pasantía para reforzar mi amor por la tecnología, sabiendo sin lugar a dudas que me apasionaba construir software para ganarme la vida, y que la pasión por la tecnología podía combinarse con la justicia social y económica. Desde que comencé en Thoughtworks, he trabajado en muchas industrias, fortaleciendo mis habilidades básicas como ingeniero y consultor, para desarrollar un software mejor y socialmente justo.
Jacob Olsen
Ex pasante de CareerTrackers y actual Desarrollador de Software, Thoughtworks Australia

El segundo principio es que el centro no se considera un proyecto de caridad o de responsabilidad social corporativa. Es una parte integral de nuestro negocio local, que trabaja con el mismo enfoque de mejora constante, entrega consistente de software de calidad a los clientes y rentabilidad que el resto de la organización. El centro ya ha creado un portal de perfiles de clientes muy integrado y con gran capacidad de respuesta para uno de los principales minoristas de Australia y, en el futuro, será una parte fundamental de nuestra oferta a otros clientes importantes del país.

 

Aprovechar los datos para aumentar la responsabilidad policial

 

Aunque el asesinato de George Floyd llamó la atención nacional y mundial sobre el problema de la violencia policial, en Estados Unidos existe un legado de mala conducta policial que se remonta a décadas atrás y cuyas víctimas suelen pasar desapercibidas.

 

Basándonos en nuestra experiencia de que los datos pueden arrojar luz sobre problemas que antes se pasaban por alto, hemos colaborado estrechamente durante años con el Instituto Invisible, con sede en Chicago, para apoyar su Proyecto de Datos Policiales Ciudadanos (CPDP). Esta labor de facilitar la denuncia, la visualización y la actuación contra la mala conducta continúa ahora con Public Data Works, una organización que aporta herramientas de responsabilidad centradas en los datos a otras ciudades.

 

Empezando por el Monitor Policial Independiente de la ciudad de Nueva Orleans, trabajamos con Public Data Works para evaluar las necesidades de la agencia para recopilar, supervisar e informar mejor sobre la mala conducta policial. Los primeros trabajos con el Monitor Policial Independiente de Nueva Orleans dejaron claro que una herramienta de recogida de datos sobre la mala conducta policial debía ser una prioridad. Nos dimos cuenta de que el Monitor carecía de capacidad para tramitar las denuncias y la gente solía ser reacia a presentar sus quejas a la policía, por lo que era esencial encontrar una forma de ayudar a los ciudadanos a presentar sus quejas a un organismo independiente.

El proyecto dio como resultado un sistema de gestión de casos que agiliza el proceso de presentación de informes y también proporciona análisis y evaluaciones que presentan con precisión los patrones de comportamiento de los agentes a la policía y los reguladores. Esto significa que las comunidades afectadas por el comportamiento policial negativo brindan a las agencias de supervisión, los ciudadanos y las agencias reguladoras la información que necesitan para responsabilizar a los departamentos de policía y abogar por el cambio.

Empoderando a las trabajadoras del hogar sudamericanas para hacer valer sus derechos

 

Al igual que sus contrapartes en otras partes del mundo, las trabajadoras del hogar en América del Sur se enfrentan a entornos laborales desafiantes, a veces peligrosos. En Ecuador, se estima que el 80% de las trabajadoras del hogar han sufrido violencia o acoso en el trabajo. En Brasil, donde la gran mayoría de las trabajadoras domésticos son mujeres de color, solo alrededor de un tercio trabaja con un contrato formal. A menudo, estos problemas están relacionados con la falta de comprensión de los derechos legales a los que tienen derecho los trabajadores y las vías de recurso disponibles cuando estos son violados.

 

Coordinando directamente con las asociaciones de trabajadores y los sindicatos, nuestros equipos idearon soluciones diseñadas para cerrar estas brechas. En Quito, Ecuador, nuestro Laboratorio de Transformación Social ayudó a crear una aplicación que brinda asesoría legal y ayuda a las trabajadoras del hogar. Colaboramos estrechamente con el Sindicato Nacional de Trabajadores Domésticos Profesionales para asegurarnos de que el producto6 reflejara las preocupaciones de la base de usuarios para el que fue diseñado y fuera accesible para aquellos con habilidades técnicas limitadas. La adopción de la versión inicial de la aplicación ha sido sólida y estamos convencidas de que tiene el potencial de ayudar a decenas de miles de mujeres en todo el país.

En Brasil se adoptó un enfoque de colaboración similar, donde participamos en un esfuerzo pro bono para actualizar la infraestructura tecnológica y el sitio web de la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar (Fenatrad). El objetivo principal del proyecto era reinventar el sitio web para que fuera lo más intuitivo e informativo posible para los trabajadores que dependen de él como recurso. Sobre la base de las conversaciones con estos trabajadores, se realizaron cambios que mejoraron la visibilidad y accesibilidad de recursos formativos y educativos, y destacar la lucha histórica de las trabajadoras del hogar en el país.

Dos Thoughtworkers en un escritorio, conectados por vídeo con un gran grupo de niños de la China rural, sentados en el suelo escuchando. Dos Thoughtworkers en un escritorio, conectados por vídeo con un gran grupo de niños de la China rural, sentados en el suelo escuchando.

Educación para todos

En el sudeste asiático hemos colaborado en la ideación y el desarrollo de una aplicación de lectura. El objetivo es animar a los jóvenes no escolarizados y desfavorecidos a desarrollar un amor por el aprendizaje para toda la vida, al tiempo que se fomenta la alfabetización en esta comunidad.

(1)https://www.care.org.ec/wp-content/uploads/2021/02/RESUMEN-TRH.pdf 

(2)The app is called TR UNIDAS and is available here 

Aprende más sobre nuestras iniciativas de cambio social