Enable javascript in your browser for better experience. Need to know to enable it? Go here.
Una cuarentena llena de oportunidades

Una cuarentena llena de oportunidades

El 15 de marzo de 2020, dictan cuarentena en la ciudad de  Barcelona, en España. Yo trabajaba como profesora infantil en una academia de inglés, con lo cual de un día para el otro me encontré encerrada en casa con todas las horas de mi día libre. Estudié una carrera en educación y trabajé muchos años en escuelas. Los últimos años estuve trabajando dando talleres de yoga, educación emocional, e inglés. 

 

La verdad es que hacía ya un tiempo que sentía que ya había dedicado suficientes años a la educación. Me atraía mucho la idea de desarrollar capacidades diferentes a las que venía desarrollando desde la universidad. Con todo el día libre, decidí empezar un curso online de javascript en freecodecamp. No entendía mucho de lo que estaba haciendo, pero me gustaba. Había algo que me enganchaba, y sobre todo me hacía pasar el tiempo. 

 

Un día hice uno de los ejercicios, que era calcular la suma de los números impares en la secuencia fibonacci. Me acuerdo que esa noche me fui a dormir sintiendo una enorme satisfacción porque había aprendido algo nuevo. Y así fueron los siguientes días, todas las noches pensaba en las cosas nuevas que había aprendido, y eso me motivaba muchísimo.


Un día, el feed de google me mostró una noticia sobre un curso gratis de informática que ofrecía cs50. Fue un pequeño detalle, el feed de google, pero en ese momento me di cuenta que mis intereses habían cambiado, o al menos se habían ampliado a un campo que, hacía un mes atrás, no significaba nada para mí.

 

a quarantine full of chances

Al poco tiempo, me encontré haciendo código desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde, se me ocurrían soluciones para probar en medio de la noche. Fue ahí cuando empecé a pensar en que podía cambiarme de carrera. 

Lo primero que pensé fue hacer un bootcamp, pero pagarme uno privado estaba fuera de mis posibilidades, con lo cual me armé un programa de estudio que me diera las bases para poder conseguir un trabajo. También empecé a cambiar mi perfil de LinkedIn y mi cv. Ese momento fue muy difícil, porque sentía que lo que estaba haciendo era una locura, que no iba a funcionar, que no debería estar ni siquiera intentándolo. Pero como seguíamos en cuarentena, no tenía muchas más opciones, así que continué. 

 

Empecé a aplicar a trabajos en la industria y, aunque no tenía muchas esperanzas de que me contrataran,  quería tener mi primera entrevista, porque sabía que iba a ser la más difícil y yo creo que las cosas difíciles hay que hacerlas lo más pronto posible. 

 

Así fue como conseguí mi primera entrevista de trabajo, a la cual había aplicado porque conocía un poco el stack. La pase sin problemas, de hecho el feedback fue positivo. Me acuerdo que el entrevistador me dijo que admiraba lo que yo estaba haciendo, y que me iba a mandar la entrevista técnica porque yo me merecía la oportunidad. Sus palabras me dieron mucha fuerza en medio de la incertidumbre. 

 

Mientras hacía la prueba técnica, me enteré de un Bootcamp gratuito en Barcelona, factoría F5. Apliqué y quedé seleccionada. A los días de empezar el bootcamp, recibo la noticia de que no había pasado la prueba técnica y no me importó, ya estaba en el bootcamp y ya había tenido mi primera entrevista en el sector.


El bootcamp fue una experiencia increíble dónde aprendí muchísimo. Muchos Thoughtworkers se acercaban al bootcamp con clases magistrales sobre diferentes temas, y conocerlos me hizo querer ser parte de Thoughtworks. Así que apliqué para Grad Developer, y hoy acá estoy, después de haber ido a TWU y trabajando en una cuenta.

Recuerdo que cuando estaba en el proceso del cambio yo decía: el 2020 puede ser el mejor o el peor año de mi vida, eso depende de cómo termine. Y la verdad es que terminó con un trabajo que me encanta, en una empresa que también me encanta, haciendo uso de mi experiencia como profesora y aprendiendo día a día cosas nuevas.

Al principio yo no le contaba a nadie lo que estaba haciendo, por las dudas… Y cuando lo empecé a contar, me di cuenta que hay mucha gente que quiere cambiar, que quiere aprender cosas diferentes y que muchas veces no se animan por miedo.

 

Cuando estaba en el proceso de cambio, buscaba historias de gente que había hecho el cambio de carrera, historias en las cuales me pudiera reflejar, evidencias de que sí se puede. Y eso es lo que me motivó a escribir este post, que tal vez hay alguien hoy que como yo hace un año atrás siente que no tiene más opciones que cambiar, y tiene miedo. ¡Espero que mi historia de ánimos y muestre que sí se puede!

Aviso legal: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son las del autor/a o autores y no reflejan necesariamente las posiciones de Thoughtworks.

Mantente al día con nuestros últimos blogs