Enable javascript in your browser for better experience. Need to know to enable it? Go here.
Lo que los/as reclutadores/as desean que los/as candidatos/as empiecen (y dejen) de hacer

Lo que los/as reclutadores/as desean que los/as candidatos/as empiecen (y dejen) de hacer

Encontrar la candidata adecuada -y para la persona que busca trabajo, encontrar el puesto y la empresa adecuados- puede parecer a veces un camino largo y sinuoso. Sin embargo, hay ciertas cosas que los/as candidatos/as hacen y que a nuestros/as reclutadores/as de Thoughtworks les gustaría que hicieran más (sí, las notas de agradecimiento siguen existiendo).

 

Naturalmente, también hay algunas cosas que desearían que todos/as los/as candidatos/as no hicieran nunca más. Aquí hay una recopilación de lo que las reclutadoras animan a las candidatas a adoptar (así como lo que deben abandonar lo antes posible) para causar una mejor impresión durante su proceso de contratación en Thoughtworks. 

Women staring at a computer

Empieza...

 

  • A pensar más allá de tu rol. Por supuesto que el trabajo para el que te entrevistas es uno de los aspectos más importantes para ti como candidato/a, por lo que querrás asegurarte de que tus habilidades, intereses y objetivos coinciden. Pero el puesto que te interesa es sólo una pieza del rompecabezas cuando se trata de Thoughtworks en su conjunto. Investiga sobre nosotros para entender el panorama general: echa un vistazo a nuestras ofertas actuales, mira o lee las historias de nuestros empleados, echa un vistazo a nuestro podcast de tecnología y sigue nuestros canales sociales. Todos estos puntos de contacto comenzarán a pintar una imagen de dónde estamos hoy y dónde queremos estar mañana para que puedas conectar mejor tu papel con el éxito de la empresa. Además, poder establecer un paralelismo entre tu futuro trabajo y el futuro de la empresa siempre es una ventaja.

 

  • A ser más humano. Sí, esencialmente vivimos en un mundo virtual y el reclutamiento por ahora es un reflejo de ello. Pero no lo olvides: los pequeños y atentos toques siguen llegando muy lejos, incluso virtualmente. ¿La forma más sencilla de mostrar tu interés y gratitud? La nota de agradecimiento virtual. Esto no sólo demuestra a la persona encargada de la contratación que te importa lo suficiente como para hacer un esfuerzo adicional, sino que también puede ayudar a mantenerte en un lugar destacado. ¿Otro consejo? Incluye en el correo electrónico una referencia a vuestra conversación, ya sea un contenido que creas que la persona reclutadora o la entrevista encontrará interesante o un ejemplo de tu trabajo que haya surgido en la conversación.

 

  • A sudar los detalles. Es fácil entusiasmarse con un puesto tras echar un vistazo a la descripción del mismo. Es posible que leas rápidamente los requisitos y las funciones y hagas clic en "solicitar" antes de haber tenido la oportunidad de asimilar los detalles del puesto. Sin embargo, nuestros/as reclutadores/as sugieren ir más despacio: algunas de las entrevistas más cortas se deben a que el/la candidato/a ha omitido un factor clave o esencial para el empleo, ya sea una ubicación requerida, un estatus legal o cualquier otro. Aunque este tipo de situaciones pueden ser decepcionantes para ambas partes, afortunadamente son totalmente evitables.

 

  • A mejora tu perfil de LinkedIn. Ya hemos mencionado esto en varios blogs de Insights, así que puedes decir que nuestras reclutadoras aprovechan bastante LinkedIn. Mientras que es increíblemente común temer la actualización de tu currículum o CV, tienes un poco más de libertad con LinkedIn. ¿El consejo de nuestros/as reclutadores/as? Trata tu perfil de LinkedIn como tu propio sitio web profesional: un espacio en el que puedes ser tan detallista y creativo como quieras y dejar que tu personalidad brille. Asegúrate de añadir secciones como un resumen, habilidades, cursos profesionales, presentaciones, portafolios, idiomas e incluso experiencia como voluntario. Cuando se trata de Thoughtworks, a nuestros reclutadores les encanta ver que te apasionan cosas como la agilidad, el trabajo en equipo, el TDD y, potencialmente, los proyectos relacionados con el cambio social o la diversidad, la equidad y la inclusión (DEI). Cuanta más información proporciones, más información obtendrá la persona encargada de la selección de personal sobre ti, como persona y como candidato.

 

Deja de...

 

  • Solicitar los puestos equivocados. La búsqueda de empleo puede ser dura, pero no te haces ningún favor si solicitas puestos que no se ajustan a tus habilidades o a tu experiencia. En lugar de eso, dedica el tiempo que emplearías en solicitar trabajos que no encajan e invierte la energía en elaborar una solicitud sólida para el puesto adecuado, investigando las empresas o adaptando tus currículums a puestos ligeramente diferentes. Por supuesto, es posible conseguir un trabajo que no refleje claramente tu formación, por lo que contar con opciones de currículum/currículum vitae que se ajusten a tu trabajo deseado (y una carta de presentación que explique cómo se alinea tu experiencia con el puesto) puede ayudar en este caso. 
 
  • No estar preparado/a. Esta es probablemente una de las quejas más comunes de los/as reclutadores/as. Es evidente cuando un candidato no ha investigado la empresa, pero es especialmente obvio cuando no es capaz de explicar por qué encaja en el puesto o cómo se ajusta su experiencia. La preparación, el compromiso, la flexibilidad y la motivación son elementos clave para el éxito del proceso de contratación. Y sabemos que puede ser difícil. Todos estamos ocupados/as y no siempre nos tomamos el tiempo necesario para frenar y organizar nuestras ideas. Sin embargo, los/as mejores candidatos/as lo hacen. Sencillamente, encuentran la manera de hacerlo. Se organizan tanto con su tiempo como con sus planes. Todo esto está completamente bajo tu control, así que asegúrate de aprovecharlo al máximo.
 
  • Decirle a las personas entrevistadoras lo que tú *piensas* que quieren escuchar. Aquí está el asunto de nuestros reclutadores/as: ellos realmente quieren conocerte. En Thoughtworks, nuestros/as empleados/as son libres de ser sí mismos/as y eso se extiende también a los/as candidatos/as. Nuestros/as reclutadores/as no quieren escuchar respuestas genéricas a las preguntas de la entrevista. En otras palabras, sé tú mismo. Eso significa que está bien compartir tus pensamientos y opiniones sobre ciertos temas o hacer preguntas difíciles. La cultura es muy importante en Thoughtworks, por lo que si das la impresión de ser un robot con respuestas perfectas, puede que no llegues muy lejos en el proceso. 
 
  • Dudar de ti mismo/a. Esta última puede ser la más difícil, porque la duda sobre uno mismo y el síndrome del impostor son luchas reales que muchos/as de nosotros/as encontramos. Pero una buena manera de combatirlo durante el proceso de contratación es mediante la preparación y dándote la oportunidad de causar una gran primera impresión. Sabemos que las entrevistas pueden poner nerviosas incluso a las personas más seguras de sí mismas, pero ten en cuenta que tienes experiencias, perspectivas e ideas únicas. Y no te preocupes si estás un poco nervioso al principio, sobre todo durante la fase de selección telefónica. En este punto, nuestros/as reclutadores/as simplemente quieren tener una conversación informal contigo. A la hora de ser entrevistado/a con otro/a empleado/a de Thoughtworks, recuerda que uno/a de nuestros/as reclutadores/as ha considerado que tu experiencia y aptitudes encajan, así que eso debería darte un impulso de confianza para tus futuras conversaciones. 

Aviso legal: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son las del autor/a o autores y no reflejan necesariamente las posiciones de Thoughtworks.

¿Quieres formar parte de nuestro equipo?