Enable javascript in your browser for better experience. Need to know to enable it? Go here.
Me uní a una comunidad, no a una empresa

Me uní a una comunidad, no a una empresa

Algo que ha sido claro como el día desde mi primera semana aquí en Thoughtworks es la clara falta de clones en la empresa. Me he dado cuenta de que los/as Thoughtworkers provienen de orígenes muy diversos de todo el mundo. Y esa es una de nuestras fortalezas inherentes.

 

Soy Jonathan y estoy en mis 5 años de ser un Thoughtworker, pero escribí este blog cuando llevaba 8 meses aquí. Como miembro del equipo de Reclutamiento en Singapur, he encontrado un lugar de trabajo que puedo llamar mi segundo hogar sin dudarlo. No creo en acumular lo positivo, así que aquí estoy compartiendo mis pensamientos.

 

Una cosa que contribuye a nuestros altos niveles de diversidad es la forma en que contratamos. Cuando contratamos a un desarrollador de software, no siempre tiene una licenciatura en informática. Y del mismo modo, un reclutador no siempre tiene un certificado en gestión de recursos humanos. Buscamos aptitud, actitud e integridad en las personas que contratamos. Adoptamos este enfoque en la contratación porque aprovechar la diversidad en la resolución de problemas es eficaz incluso en la naturaleza altamente técnica de nuestro negocio, este artículo en TED lo describe excepcionalmente bien. En muchas grandes organizaciones y sociedades, se suele decir que la estandarización y la estructura son necesarias una vez que se alcanza una masa crítica de personas. En cuanto a nosotras, creemos en mantener nuestra organización lo más plana posible para aprovechar todo el potencial de nuestra diversidad.

El equipo de reclutamiento de Singapur en el 2017

Un ecosistema

 

Tras mis primeros meses, observé una singularidad en la organización. Encontré que el entorno de Thoughtworks se asemeja a un ecosistema autosuficiente. Consiste en un gran número de individuos diversos que desempeñan su función, asumiendo la plena propiedad y aprovechando los puntos fuertes de los demás de forma transversal para sostener colectivamente todo el entorno. Esto ocurre de forma autónoma, sin que una autoridad superior controle los aspectos individuales. Puede que algo no sea "nuestro trabajo", pero lo hacemos de todos modos porque realmente no nos importa hacerlo, y un poco sirve de mucho. Por ejemplo, escribir este blog no es "mi trabajo" en materia de contratación, como tampoco lo es el de los demás colaboradores de esta colección de artículos de Thoughtworks Insights. Lo hacemos porque queremos, y como resultado hemos reunido una importante biblioteca de artículos a lo largo de los años. He comprobado que nuestro liderazgo también funciona de forma similar. En lugar de imponer ciertas políticas por medio de la autoridad, trabajan para ajustar, empujar y orquestar ciertos componentes clave del ecosistema, para permitir que la comunidad colectiva siga prosperando.

 

Entonces, ¿cómo se llega a ser un miembro de pleno derecho de este ecosistema? En el equipo de contratación, nos esforzamos por evitar la discriminación y los prejuicios en áreas como el género, la raza, la nacionalidad y la formación, entre otras. Dicho esto, hay ciertos atributos que los/as Thoughtworkers exhiben y que nos permiten trabajar de forma autónoma pero colectiva, y aquí están.

 

Búsqueda de la excelencia

 

Creo que una similitud clave que todos/as los/as Thoughtworkers comparten es que nunca dejamos de crecer en nuestra búsqueda de la excelencia. Estamos perpetuamente en nuestro camino para convertirnos en un/a mejor Thoughtworker y un mejor ser humano. Esta mentalidad nos distingue en nuestra industria, especialmente en el desarrollo de software donde las herramientas y los lenguajes evolucionan constantemente. Desde los/as recién graduados/as hasta los veteranos con más de una década de experiencia, todos perfeccionan constantemente su arte en un entorno que no sólo lo apoya, sino que lo fomenta. Nos esforzamos constantemente y trabajamos para alcanzar el siguiente objetivo. Una cosa que tiene lugar aquí con regularidad son las sesiones de "Lunch & Learn" donde los/as Thoughtworkers de varios equipos de proyectos toman la iniciativa de dirigir sesiones de introducción a nuevas tecnologías o de compartir puntos de aprendizaje de proyectos completados, abiertos a todos/as los/as Thoughtworkers para asistir de acuerdo con su horario, a la hora del almuerzo.

 

La excelencia no significa que seamos perfectos y que nunca cometamos errores. Todos somos propensos a cometer errores, lo que importa es cómo reaccionamos después. Asumimos nuestros errores y crecemos a partir de ellos. Cuando tengas dudas, refactoriza.

 

Confianza e integridad

 

La confianza y la integridad son componentes esenciales en nuestro ecosistema: confiar en los demás para que hagan el trabajo que se supone que deben hacer, y tener la integridad para estar a la altura de esa confianza depositada en ti. La confianza capacita al individuo para tomar decisiones rápidas y de poca importancia para que las cosas sucedan sin demora. La integridad es un tema recurrente en muchas de nuestras prestaciones, como las bajas por enfermedad sin necesidad de presentar certificados médicos o la flexibilidad para trabajar desde casa si la situación lo permite.

 

Estos dos atributos son esenciales para nuestro éxito y ayudan a mantener nuestra jerarquía plana bien engrasada, y esta es una opinión reflejada por el antiguo Presidente de la Junta de Desarrollo Económico (EDB), Philip Yeo, que desempeñó un papel fundamental en el desarrollo de Singapur, que pasó del Tercer Mundo al Primero.

 

La estandarización y la estructura es algo a lo que nos adherimos, pero aplicado con cuidado. La estructura puede ser muy beneficiosa cuando se aplica hasta cierto punto, pero un exceso de ella también puede encajonar el potencial, la capacidad y la creatividad. Lo aplicamos en nuestros fundamentos de la escritura de código, así como en algunos programas como la Thoughtworks University, un programa en el que los nuevos graduados de todo el mundo se dirigen a la India para pasar 5 semanas de formación intensiva. La estructura es beneficiosa a la hora de escalar, pero la confianza y la integridad son fundamentales para que prosperemos.

Dos personas jugando en la oficina

Mentalidad de comunidad

 

Thoughtworks funciona con un modelo de tres pilares.  Mientras que nuestro primer y segundo pilar giran en torno a la sostenibilidad empresarial y la defensa de la excelencia del software, en este blog me gustaría centrarme en el tercer pilar.  Nuestro tercer pilar es abogar apasionadamente por la justicia social y económica. Creemos que todos/as los/as Thoughtworkers se encuentran en diferentes etapas de este viaje. Algunos son agentes activos de cambio en la comunidad, mientras que otros acaban de tomar conciencia y están dando pasos de bebé hacia una comprensión más profunda y siendo activos. Sin embargo, lo que me gustaría destacar aquí es cómo compartimos el conocimiento con el resto de la comunidad. Defendemos el código abierto, organizamos encuentros, compartimos las mejores prácticas, trabajamos en los problemas sociales de raíz junto a los que están en primera línea.

 

Otro ejemplo de cómo hacemos esto es evidente en nuestra cultura de retroalimentación. La retroalimentación es la forma en que crecemos, y hacemos todo lo posible para compartir nuestra retroalimentación de la entrevista con los/as candidatos/as como parte de nuestro proceso de contratación. Desgraciadamente, no podemos proporcionar comentarios personalizados a todos/as los/as candidatos/as debido al gran volumen de solicitudes, pero nos tomaremos el tiempo de proporcionar comentarios si te has tomado el tiempo de hablar con nosotros/as en una entrevista telefónica.

 

¿Así que esto se aplica a todos los/as Thoughtworkers en todo el mundo? Definitivamente. A pesar de nuestras diversas culturas en diferentes oficinas alrededor del mundo, he encontrado que esto también es cierto para los/as Thoughtworkers con quienes he interactuado en varias partes del mundo. Esto hace que trabajar en conjunto sea mucho más fácil, sabiendo que defendemos las mismas creencias y nos dirigimos hacia un objetivo similar, incluso si nuestros estilos de trabajo difieren.

Dos personas comiendo cupcakes en la oficina

Esto es lo que somos ahora mismo, y me interesa ver cómo evolucionamos en los próximos años, sobre todo porque nuestra oficina de Singapur empezó en 2012. Me aseguraré de volver a leer este artículo cuando hayamos tenido algo de tiempo para crecer y pensar en una segunda parte entonces.

 

Me he unido a una comunidad, no a una empresa. ¿Y tú?

Aviso legal: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son las del autor/a o autores y no reflejan necesariamente las posiciones de Thoughtworks.

Keep up to date with our latest insights