Menú

A pocos días de celebrar el día de Ada Lovelace, me parece importante tomarnos un tiempo para recordar a aquellas mujeres cuyas vidas han marcado hitos en la historia de la tecnología. En este proceso empecemos por Ada Lovelace (1815 -1852),  destacando su investigación sobre la máquina analítica de Babbage cuyas notas incluyen la primera descripción de computadora y software; así como un algoritmo de resolución de los números de Bernoulli que es considerado el primer algoritmo desarrollado a ser implementado en una computadora, de allí el hecho de ser llamada la Primera Programadora.    Continuando en nuestro  recorrido me gustaría que recordemos a la oficial militar Grace Murray Hopper (1906 – 1992), cuya contribución fue el desarrollo del primer compilador en el año 1953 que traducía instrucciones en inglés a lenguaje de máquina, contribución que aportaría las bases para el desarrollo del lenguaje COBOL;   curiosamente nuestra Almirante recibió el premio al Hombre del Año en Ciencias de la Computación en el año 1969.  

Avanzando un poco más en nuestro recorrido nos centraremos en la ENIAC, la primera computadora de propósito general presentada en la Universidad de Pensylvannia en 1946, y en este contexto recordaremos a su equipo de programadoras conformado por Kathleen McNulty (1921 - 2006),  Betty Holberton (1917 - 2001),  Marlyn WestCoff ( - 2008), Ruth Teitelbaum (1924 – 1986), Frances Spence (1922),  y Betty Jennings (1924 - 2011); su aporte fue la primera rutina de ordenamiento, la primera aplicación de software, el primer set de instrucciones y las primeras clases, es decir las bases de la industria de software actual.

Al hablar de mujeres inspiradoras, deberíamos nombrar muchas más, simplemente quisiera recordar algunas protagonistas que fueron pioneras en el arte de la computación, que han recibido el honor de pertenecer al Salón de la Fama de las Mujeres en Tecnología (WITI).

Así como el  Instituto de Mujeres en Tecnología ha reconocido el trabajo de mujeres tan valiosas, existen otras instituciones que buscan empoderar la participación de las mujeres en la Tecnología, el Instituto Grace Hopper, que quisiera citar de ejemplo propone una red de trabajo colaborativo y tutoría de mujeres en la computación; curiosamente fue cofundado por dos mujeres, la Dr. Anita Borg y Dr. Telle Whitney en el año 1994.

El ejemplo que he citado permite  poner en evidencia el hecho de que son las mujeres aquellas que apoyan a otras mujeres y sin desmerecer el trabajo que realicen muchos hombres en apoyo a estos movimiento me doy cuenta que es nuestra responsabilidad como mujeres brindar el espacio que permita potenciar la participación de otras que como nosotras han encontrado en la tecnología su pasión.