Menú

Memorias de una tarde funcional

El año anterior, como hace tres semanas en la mitad de diciembre, en ThoughtWorks Ecuador tuvimos una tarde funcional digna de ser recordada. Pero con lo frágil que es la memoria, me enfocaré más en las imágenes y reducir en lo posible las palabras.

Todo comenzó con una gran vista de una tarde soleada desde la sala de reuniones grande en la oficina, y alrededor de las 3 p.m. la gente comenzó a llegar con la expectativa de escribir algunas funciones y divertirse mientras lo hace.

Apenas hubo quórum tuvimos una pequeña actividad para despertar completamente y preparar el ánimo para resolver problemas y estuvimos listos para empezar.

Todo comenzó con una introducción a la programación funcional con nuestras estrellas de ThoughtWorks Brazil, Pedro Leal and Erick Pintor, quienes vinieron a mostrarnos algo de su magia funcional.

Después de unos pocos ejemplos la audiencia se dividió en dos grupos y los dojos comenzaron. Ambos grupos tuvieron sendas sesiones de dos horas en Scala antes de reunirse para revisar los avances y moverse al siguiente lenguaje.

La primera retrospectiva de Scala estuvo enfocada en hacer al siguiente dojo, con Clojure, más ameno y provechoso para todos.

Después de asegurarnos que sabíamos donde ajustar y donde aflojar, nos reunimos para mezclarnos y volver a dividirnos en dos grupos nuevamente y regresar a emparejar con alguien y escribir algunas funciones. Una cosa muy buena que vale la pena notar fue la cantidad de mujeres que asistieron al evento.

Luego, una ronda final de retrospectivas…

… y era momento de despedirnos.

La receta para las retrospectivas.

Las retrospectivas tan divertidas fueron planificadas con la ayuda y guía de el mejor hombre para este trabajo: Paulo Caroli. Las ideas que teníamos en mente eran mejorar el segundo dojo a partir de las experiencias recogidas en el primero, y, averiguar que sería bueno para el siguiente evento.

Así pues, para comenzar el día primero nos desenredamos. Un simpático energizante para grupos medianos.

Después del primer dojo verificamos que habíamos aprendido y que habíamos logrado. También miramos los problemas que podíamos tratar de mejorar para el siguiente dojo. Estos nos envío directo a una actividad FLAP: Dirección futura, lecciones aprendidas, Logros y áreas de problema.

Una vez que el segundo dojo terminó quisimos saber que desearía la gente tener la próxima vez que hiciéramos este evento. Así que, pedimos a todos que escriban un mensaje para el futuro. El timeline para la “Tarde funcional II” estaba llena de los mensajes más originales y graciosos, como “Ya no le temo al paréntesis”.

Luego, queríamos mostrar nuestra gratitud a los asistentes con un pequeño recuerdo, con un símbolo de aprecio. Por cierto, gracias al equipo ThoughtWorks Porto Alegre de UX, en especial a Gabriel Albo, por ese logo tan bacán!

Y finalmente una corta encuesta para saber si el tiempo que la gente pasó con nosotros esa tarde valió la pena. Feedback and ROI resultó en que la gente de hecho disfruto de aquella tarde funcional.

Esperamos verlos nuevamente la próxima vez!